El programa Ego, consecuencia natural de entorno de carencia, imposibilita el despertar



DEJAR DE ACEPTAR CONSTRUCTOS ARTIFICIALES

Estos días ha llegado a mi la recomendación de un texto sobre como eliminar el proceso del karma. Básicamente se conseguiría según el texto, con la desaparición del ego social (el proceso de crear IDENTIDAD,  eso de como identificarse con lo de "victima", "pobrecito de mi" , "yo soy bueno-los otros malos" -o mi nacionalidad es la buena, y las otras no son tan deseables-, "soy incompleto, necesito..", etc.) cosa que implicaría la desaparición del karma.

En realidad creo que no es nada nuevo. Me parece un mecanismo que ya explicaron los budistas hace siglos. Hay me parece a mi, mucho vende-libro que vende lo mismo de siempre sólo revistiéndolo con la magía de sus palabras y de un buen marketing editorial.

Por supuesto que el dejar de identificarse con roles, dejar de crear e identificarse con identidades-constructos artificiales que nacen por la influencia social en el individuo, sería el mecanismo definitivo y tendría un efecto inmediato en la desaparición del karma. Pero en mi opinión, por mucho consejo bonito budista, no es aplicable en un entorno de carencia donde la necesidad de identidades artificiales (ego) es una necesidad defensiva innata del SER.

EL KARMA Y EL CONFLICTO

El karma nace por que hay conflicto. El conflicto nace porque hay carencia. Creamos de forma instintiva y nos acoplamos a las identidades porque la cultura nos enseña que así sobreviviremos en ella, afrontaremos con éxito el conflicto y superaremos la carencia.

COMO EMPIEZA A CREAR KARMA UN SER HUMANO RECIÉN LLEGADO AL PLANETA MEDIANTE LA IDENTIDAD 

Cuando un niño nace suele encontrar con bastante frecuencia carencia de amor sano, carencia de tratamiento adecuado que hace que desarrolle  de partida "patología espiritual".

El padre/madre humano suelen ser demasiado joven, biológicamente hablando, para haber adquirido la sabiduría necesaria para educar a sus crías desde una adecuada educación emocional y así crear un ser humano equilibrado emocionalmente. Ellos traen sus propias carencias heredadas, esos valores en los que han sido programados desde la sociedad y que han internalizado como propios y todo este batiburrillo lo transmiten asimismo a sus hijos.
Los padres ha internalizado ya los valores aprendidos en el entorno de carencia llamado "tierra", en un entorno en el que hay que buscarse las habichuelas rodeados de "otros" de los que tienen que estar en "defensa", en competencia.

Cuando un niño se reúne con otros niños, en un primer encuentro con el "otro", se encuentra con estos otros niños educados de la misma forma "no consciente", programados con el paradigma en el que vive cualquier padre no liberado espiritualmente, es decir, en los valores internalizados de ver al otro como un diferente, una amenaza, una competencia. Un entorno de carencia.

El niño desarrolla un aprendizaje adecuado a un entorno así, un entorno de supervivencia, y tiene que aprender PAPELES (identidad) para sobrevivir:
Desde un punto de vista reduccionista, para entendernos,  los niños tienen que probar su fortaleza y las niñas su femineidad y su capacidad de atraer a niños.

Con la necesidad de probar la fortaleza, surge así el acoso de los más débiles.
Con la necesidad de probar feminidad, surge así todo el problema de las chicas con sus cuerpos, en aquellas que no encajan en el modelo promovido socialmente.


A partir de este tipo de situaciones basadas en la supervivencia en un entorno diseñado para la CARENCIA, procedentes de los modelos de funcionamiento en la sociedad que observa, el niño construye una identidad completamente alterada espiritualmente, una identidad posiblemente muy alejada DE LO QUE ES EN ESENCIA, donde el estado de carencia se vive como algo completamente natural. Donde el estado de aprender a defenderse del medio (no a EXISTIR o SER en el medio) es lo natural. Donde hay que aprender PAPELES/IDENTIDADES para poder relacionarse con el otro para su aceptación en el juego social, imprescindible para la supervivencia.

Es nuestra relación con los otros en un entorno de CARENCIA lo que genera Ego, entendiendo Ego como identidad alejada de lo que realmente somos. Papeles que son artificiales pero que llegamos a internalizar de tal manera que creemos que es lo que realmente somos y así, perdemos de vista lo que somos. Papeles que se viven como imprescindibles para la supervivencia en un entorno de carencia.

El mismo entorno basado en la escasez es el que generaría de forma "natural" el "programa" ego. Programa imprescindible para percibirnos en el otro a un competidor/enemigo, programa imprescindible para el conflicto.


Luego el niño se convierte en padre y seguimos con la rueda del karma.

EL PODER DEL INCONSCIENTE (DONDE ESTARÍA LA INFORMACIÓN PROCEDENTE DE OTRAS VIDAS Y ENTREVIDAS) COMO PARTE DEL PROGRAMA EGO

Miguel Peña señala acertadamente en mi opinión, que no solo creamos el ego por el entorno de carencia, sino que también procede de tendencias que traemos a nivel inconsciente de otras vidas.

Un ser que ha sido en alguna de sus vidas alguien de mucha importancia social traerá esa información en el inconsciente y posiblemente tendrá un gran peso en la formación de lo que va a creer que es su identidad

Un ser que ha sido maltratado en alguna de sus vidas, traerá esa información en el inconsciente y tendrás también un gran peso no consciente en la formación de su identidad convirtiéndose sumándose al nuevo ego producto de las condiciones de carencia de su actual vida.

Y por supuesto desde un entre-vidas donde recibimos misiones de vida "X", contribuirá a nivel no consciente a configurar (o intentarlo) una identidad acorde con la misión solicitada.


¿LA FAMILIA TÓXICA O LA FAMILIA HUMANA TÓXICA?

Rubén Torres en su blog "la cosecha de almas" dio prioridad a este tema. A mi me parecía que estaba sobrevalorando su importancia en esta. Y cuando llegó el momento adecuado, comprendí que no solo era la "familia tóxica" la que generaba la conflictividad necesaria para algo o alguien. Era toda la interactividad humana la que era tóxica. La familia, sin duda es una de las bases fundamentales de la conflictividad y del sufrimiento humano (tiene muchos matices esta afirmación, ruego se tenga en cuenta)

La interactividad conflictiva humana se nutriría así de un montón de programas ego interactuando. Toda nuestra toxicidad se reduciría extraordinariamente si nos liberásemos del entorno de carencia que aparentemente, se nos ha pre-diseñado.


ENTORNO DE NO CARENCIA, ENTORNO SIN CONFLICTOS

En un entorno de no carencia, de ABUNDANCIA, del tipo "win-win" (si queréis podéis ver la película "la belle verté" donde se reflejaría esta experiencia), creo que sería inviable la existencia de Ego, o como lo llamo yo del "programa ego". En un entorno donde el otro no es un enemigo, sino un colaborador; donde el medio es un espacio de abundancia, no de escasez; donde nadie siente la necesidad de ser mejor que nadie, no habría la necesidad de crear máscaras de supervivencia. No sería necesario acosar a nadie para probar que uno es fuerte. No sería necesario probar nada a nadie, sólo existir y hacerlo en colaboración.

En mi intuición, entiendo que la necesidad de "vuelta a la naturaleza", el amor por los paisajes de la naturaleza, por el aire puro, es un reflejo de nuestro mundo de origen. Un mundo que "habrían reproducido" aquí, como hacemos con el zoológico para los animales, creando entornos relativamente parecidos pero con condiciones anti-naturales como la necesidad de agredir a las otras conciencias y comérnoslas para sobrevivir, consiguiendo ver tales acciones como naturales (en los zoológicos, las barreras y las gente mirando a los animales a su través, por ejemplo).

No digo que no se anulasen al 100% los conflictos, pero en un entorno limpio espiritualmente se reducirían enormemente los conflictos. Y con ello el karma. ¿Y que pasaría si eliminásemos completamente el karma?


¿CÓMO ES POSIBLE QUE LA ELIMINACIÓN DEL PROGRAMA EGO GENERADOR DE CONFLICTOS Y DE KARMA, ALGO QUE NOS EXPLICARON LOS BUDISTAS HACE TANTO TIEMPO, NO SEA HAYA PODIDO CONVERTIR A ESTAS ALTURAS, EN REALIDAD?

Las lecciones budistas, base fundamental de lo que ofrecen sus remakes, los "nuevos sabios", (Wayne Dyer, Krisnamurti, Eckhart Tolle, Jeff Foster, etc), se podrían resumir en aprender a abandonarse a lo que "es", en no dejarse atrapar por el programa ego. Estas enseñanzas son extraordinariamente antiguas (según nuestro concepto de tiempo)

¿Cómo es posible, que ha pasado, entonces,  para que después de tantos siglos en los que la humanidad ha recibido esta "formación" no se haya podido aprender la lección y romper así con el karma?

En mi opinión, porque el karma depende de la existencia de identidades con patología espiritual o EGOS. Y como un pez que se muerde la cola, el entorno de CARENCIA genera de forma INEVITABLE como forma de supervivencia del ser el instinto de desarrollar EGO.

El entorno de CARENCIA no sería inocente. Habría sido pre-diseñado con una alta probabilidad por interferencia exógena. Para construir por supervivencia y de forma innata e inevitable, egos en conflicto. Unas identidades en las que queda atrapado el Ser, como la mosca a la miel. Unas identidades que le fuerzan a quedar atrapado en el conflicto generador de sufrimiento y enfermedades.

Los que "plagian" este mensaje, (los nuevos supuestos sabios de la nueva era), sin tener en cuenta todo el mapa en su conjunto (programa ego, entorno de carencia, información de otras vidas -otros egos- activa en el inconsciente, misión de vida de intervidas, el papel de la constante generación de creencias desde el sistema espiritual exógeno, etc), conseguirán el mismo efecto en la humanidad que consiguieron los budistas con más tiempo que ellos enviando el mismo mensaje: ningún cambio.

Mientras no tomemos conciencia de esta interferencia, conozcamos como funciona, sepamos quienes somos realmente y decidamos afrontarla (sí, mediante técnicas de autocontrol, meditación, cambio de valores individuales en 3D, pero también reclamando nuestra libertad de acceder a otras dimensiones, nuestra libertad de vivir sin karma, nuestro derecho a EXISTIR sin enfermedades), no habrá cambios. Sencillamente seguirán contándonos cuentos ad eternum.







Comentarios